sábado, 1 de agosto de 2009

Lo que Dios puede hacer...

Hoy pude recordar muchas cosas, hay algo que he llegado a sentir, pero no he podido describirlo muy bien.

Hoy quiero presentarles a mi grupo de amigos (yo no aparezco porque yo tome la foto) todo comenzó al tomar una DECISIÓN, la decisión de compartir con mis amigos y tratar de compartirles del amor de Dios.

Fue muy dificil, tuve que luchar contra mi mismo, pero ahora después de que Dios estuviera obrando, siento una gran satisfacción de haber logrado mis metas y un objetivo que más que eso era un sueño: Ver a mis amigos acercarse cada vez más a Dios...!!!

En esta foto están todos ellos en el Club Biblico de mi Iglesia, es decir la reunión de jovenes de mi Iglesia.

De Izquierda a Derecha están: Keylee; Derick (Koreoto Menor); Luis (Wicho); Mariela; Juan (Asa); Nery (Chimi-chimi).
Los dos que están sentados son: Rita y Winston (Koreoto Mayor)

En todo esto que ha pasado yo he podido ver la maravillosa mano de Dios obrando en las vidas de todos nosotros. Gracias a él muchas cosas han cambiado...!!!

3 comentarios:

Carlitows dijo...

Me recuerda la reunion con mis amigos... Jesús es más que una religión, lo vivimos a diario, y a diario lo compartimos con los amigos ;) :D

Amiguita dijo...

Si tienes razon, es la Obra de Dios, el siempre nos tiende una mano a travez de alguien, que bueno que tu pudiste ser esa mano extendida con tus amigos mas cercanos y queria hacer una acotacion porque a mi me pasa, no se porque se me a hecho mas facil hablarles de Dios a mis amigos que a mi propia familia, no quiero decir que no he hablado de Dios a ellos pero me refiero es que atraigo mas la atencion de mis amigos. En fin Dios siempre tiene un plan y espero en El que alguien les hable de Dios a algunos miebros de mi familia y que logren retener su atencion.
Dios te bendiga y sigue adelante con ese aporte al Reino de Dios ganando almas para El.
Bendiciones mil!!

Jose Vargas dijo...

Yo creo que no deberías esperar a que alguien más les hable de Dios a tus familiares...

Tú que eres la más cercana a ellos tienes que optar por hacer lo que Dios te pide que hagas y no lo que quieres hacer tu.

Recuerda: Dios nos pone pruebas y cosas que quiere que hagamos; pero así como el pide que hagamos esas cosas, asi mismo proveerá las herramientas necesarias para hacerlo.