jueves, 26 de marzo de 2009

Siempre necesitaremos ayuda en la obra

Una vez, en un sábado como todos, varios jóvenes nos juntamos para nuestra reunión semanal; y esa tarde recuerdo, que al final de una predica, se hizo la invitación a varios jóvenes que quisieran comenzar a servir al Señor, a que se pintaran la mano con un poco de pintura y que dejaran su huella en una manta.

La mayoría paso a hacerlo, esa tarde la manta quedo pequeña para tantas huellas, muchos miraban fijamente el pedazo de tela y luego ponían su mano allí y su huella quedaba marcada.

Luego pasaron los días y algunos se olvidaron del compromiso adquirido esa tarde, en parte me sentí mal, pero me di cuenta que otros habían permanecido, tratando de involucrarse en todo lo que podían.

En lo personal, yo también deje mi huella allí y ahora me preguntó ¿también dejaré una huella en este mundo? Claro que solo los que perseveremos hasta el final, dejaremos una huella que perdurará en este mundo, una trayectoria que podría servir de ejemplo para muchos más.

Me di cuenta lo importante que es guardar un buen testimonio, cada vez necesitamos más personas que se involucren en la obra y tal vez algunos piensen que solo gente talentosa puede llegar a tener un papel importante en la Iglesia.

Pero no es así, Dios quiere que le sirvamos y solo busca tres cosas en nuestras vidas que nos confirmaran.

En hechos capitulo 6, se muestra un panorama en el cual la Iglesia crecía cada día más y no había quien pudiera atender bien a todos en especial a las viudas, los apóstoles buscaron solucionar esto y llegaron a una conclusión:

Hechos 6:3
"...Buscad pues, hermanos de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo."

Acá se nos habla sobre la elección de los primeros 7 diáconos de la Iglesia, ellos fueron encargados para servir y atender a los miembros de la Iglesia.

Pero hoy en día también se buscan, ministros de alabanza, predicadores, evangelizadores y tantos otros cargos, para todos estos, Dios pide tres requisitos nada más:

1. Que sean llenos del Espíritu Santo
2. Que sean de buen testimonio
3. Que tengan sabiduría

Todos podemos estar llenos del Espíritu Santo, pero no todos dejamos que salga de nuestro interior, es como un vaso lleno con arena, a pesar de estar lleno de este material, tiene capacidad aún para agregarle agua.

La arena viene representando las cosas de este mundo y el agua el Espíritu Santo, en nuestras vidas puede haber más arena que agua o al revés todo depende de que decidamos nosotros.

Para servir en cualquier cosa que nos interese obviamente necesitamos contar con un buen testimonio ante nuestros hermanos, un mal testimonio de nuestra vida puede desacreditar nuestra obra.

La sabiduría que Dios da a través de la lectura de su palabra y la oración es necesaria para poder ejercer ese cargo con responsabilidad, tomando siempre la mejor decisión.

Todos podemos servir a Dios, y lo lograrás solo cuando dejes el solo "querer servir a Dios" por el "servir a Dios"

Que el Señor te bendiga y que tengas bendiciones de su parte en este día!!

1 comentario:

ARAUNAPEKA dijo...

Hola, gracias por el comentario, vine para ver tu tema, que siempre tienes temas muy buenos publicados, y hmmmmmmm no veo el regalito que te dejé unos días atrás en mi blog. Avisé a todos los hermanos y estoy segura que también deje un avisito por aca. Bueno es el premio Olha que blog Maneiro. por favor para que lo copies y lo pegues aqui en tu pagina viene con mucho amor en Cristo. Bendiciones